El objetivo de la cámara

BLOG FOTOGRÁFICO: El objetivo de la cámara enlace: http://eiruceiram2.blogspot.com/

lunes, 5 de febrero de 2018

Te echo tanto de menos amor...

Solo de pensar que no te tengo duele hasta respirar el aire … Echo de menos tus manos como me acarician provocando en mi una sacudida de intimas pasiones, necesito tener tus ardientes labios llenos de jugosos besos, lamidos y gemidos. Cierro los ojos y puedo sentir tu piel y como emana tu olor a orgasmo y excitación.


Entre las caricias y besos no puedo evitar buscar el brillo de tu ojos en la penumbra de la habitación, deseo penetrar en ellos y la suave luz del amor me guie entre ellos y todo se vuelva armonía, magia, resplandor… Sin ti el corazón tirita en la nostalgia y solo tu recuerdo entibia mi melancolía. 

Te echo tanto de menos amor que correría descalza bajo la nieve, porque se que en tus brazos nunca pasaré frio. Y ahora sé que en la oscuridad siempre habrá estrellas y no dejaré de pintar soles en tus inviernos. Ya no puedo echarte mas de menos ni puedo ni quiero vivir sin ti. Ya no puedo pedir mas favores al viento solo que sus mariposas bailen al ritmo de nuestro corazón y te lleven mi amor. 


sábado, 14 de mayo de 2016

Algo de otoño

El otoño es precioso... Todo esta de colores amarillo, marrón, verdes pálidos, rojizos.. Y es como volver a empezar de nuevo, es como arrancar las hojas de un libro y ponerte a escribir a solas... Cuando veo caer las hojas me recuerdan a las segundas oportunidades... Ese árbol tiene otra oportunidad de ser mejor que cuando brotó en primavera...





Los parques se llenan de alfombras “texturadas” y cubren armoniosamente todo ... Y ese crujir que se siente al pisarlas tan único, las copas de los arboles tan desnudas enseñando su alma y sus curvas sin apenas decir nada. La tierra se engalana de tiempos mejores, y sale a ver que el mundo solo sabe dar más que recibir, que le mundo sueña y respira sentimientos.

domingo, 25 de octubre de 2015

miércoles, 1 de abril de 2015

Nostalgia atrapada

Y mientras el silencio murmura su pena, el lado que no muestro sigue como la mañana saliendo, mirando, quieto, tranquilo, … buscando un minuto de luz para dar cara a cara al sol  su reflejo de vida y matar a la oscura soledad.
Y mientras muere de un latigazo las ideas venidas de muchos barrios del ¿qué paso?, sigue sin saber en que camino se ha perdido el canto, la sonrisa y un latido atronador.

Perdida la fuerza y sin brazos las manos se meten en los bolsillos y los abrazos no saben que decir…, sin cuerpo la piel se esconde, sin boca los besos se ausentan, sin cosas de hoy que no sirven para mañana, se vuelvo la primavera una piedra mas en el camino.


Va caminando en zis-zas, va saliendo de una calle pobre para meterme en otra con nombres roídos de suerte. Lado a lado va el corazón y traga despacio las dudas, traga el polvo de un sal de mi la dulce tentación de los ayeres… traga mucho y respira poco. Sin aire no sueño dice en voz cortada por el desazón, sin sueños se escapa del mundo la caricia…y sin alas, deja de volar y el cielo muere en los brazos de otro ser.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

OJALA ESTUVIERAS AQUI



Añoro día tras día besar la boca con la que sonríes. Y sigo el vaivén de los sentimientos para lograr mover las hélices del mundo, de tu mundo y conseguir que no despiertes y sueñes lo más bonito que te pida el corazón tener. Quiero encontrar al viento, para no salir de cada caricia que aviva las ganas de secuestrar a la brisa que te envuelve. Necesito tener tus ojos cerca, porque sé, que perecerá mi alma en la distancia, y en la distancia me rindo al anhelo, y a la fragancia de tu piel que corretea entre las nubes.

Cada gota de la lluvia empapa la garganta, como me empapa esa ausencia de los besos. La tarde se ve nubosa y sin cobijo de brazos. La almohada me ayuda en la búsqueda de un poco de tu aroma y entre sueño y sueño me vuelvo ansia viva por tocarte. Y recojo un puñado de caricias de una tela que fue tuya…

Es tarde ya y todo se vuelve silencio… nace un dulce recuerdo entre la débil luz de la luna y los sueños se enganchan a tu cuerpo, a tu piel ardiente... Y fuera ha llegado el frío y lluvioso invierno. La luna guarda el sabor de los labios, de los susurros que encienden cada una de las noches apagadas. Por eso la rodean tantas estrellas, como susurros y besos se entregan…

Dejo de ser soñadora cuando se dilata las estrellas y vuelvo para vivir la realidad y dejarme penetrar por las voces de las aves sin hogar… se van uniendo cada palpitar en el cielo. Cada bueno y mal pensamiento se esconde entre las ramas de los arboles desnudos, cada laguna con y sin fondo refleja una amor sin limite. Un agua llena de emociones.

Si no muero esta noche, será porque echaré el freno al recuerdo, y detendré las ganas de sentir tus brazos asfixiando mi cuerpo, de sentir la piel pegada la una a la otra, los labios que suplican el contacto…

Lucha mi corazón ahogando la tormenta entre las sabanas y caigo atraída de nuevo en el recuerdo porque tu mirada hule a primavera de pasiones.

Que gris es el día sin un te quiero cara a cara, que poco brilla el sol con la callada de las golondrinas. Necesito decirte, un te adoro que llevo tatuado en la piel.

¿Cómo se recoge las hojas tristes del suelo? la calle sopla fuerte pero no se borran nuestras huellas de nuestros paseos de amor en la ciudad de las luces.

Que largo es el camino sin cortar las margaritas y sin perseguir a las mariposas. Sin ti ni florecen las mariposas entre los flores, ni las margaritas quieren salir a volar con sus te quieros enloquecidos...


¿Cómo saber si hay luz detrás de una corazonada?. Solo sé que la luz se ha girado hacia el lado del color de las sonrisas y ha teñido de kimera al corazón.

martes, 9 de septiembre de 2014

¿Qué necesito?

 Ahogarme con el aire que respiro, y no saber nada del día después.

 Sentir que he parado en seco dentro y fuera el cuerpo.

 Morir en brazos de la rendición, y poder ganar cien quimeras junto al calor de tu piel.

 Crear un sueño del que nunca me despierte, y dónde nadie quiera despertarse.

 Dejar en la estacada lo que llaman necesidad para solo encontrar al otoño inquieto.

 Colgar las mentiras de un tendedero para que la lluvia las mute de carácter.

 Saber que es reír, sin forzar, ni partir de un recuerdo bueno... reír dando sin merecer más que lo que das al viento.

 Sacar las palabras dónde nunca quise que las hubiera. Para lograr que germinen con los besos.

 Colocar una piedra encima de esa cima con cuerpo de libertad.

 Poner de patitas en la calle a la tristeza de mente y que no vuelva sin mejores planes.

 Qué mis manos sigan empujando puertas y los pies no se queden solo en el umbral.

 Aceptar el tiempo que ha pasado y volver a empezar en este tiempo que vendrá.
 Regalarme un momento de perdón, pero del bueno.

 Dejar de caminar de puntillas por la yerba y sentir como el suelo me empuja hacia delante como si de una amiga se tratara.

Querer llegar a ti con mi pensamiento, y que sea tan fuerte nuestro encuentro como un dialogo de pasiones arrebatadas.


 Amar con la fuerza de un tren, y la ternura de un felino errante...